Aromas con terapia

24 Ago Aromas con terapia

La capacidad de un perfume para influir en el humor y el carácter de las personas ha sido descubierta hace varios años por los científicos. Existe una lista de olores cuya cualidades físicas han sido bien establecidas.

Ámbar: afrodisíaco muy conocido. Da resistencia, audacia y resolución.

Albahaca: tonifica y estimula tan eficazmente como un café sin sus inconvenientes.

Bergamota: calma la ansiedad , alivia el estrés y da seguridad

Limón: muy energético. Da reflejos rápidos y precisos.

Cilandro: es muy excitante de entrada , aunque si se abusa puede convertirse en depresivo

Geranio y salvia: muy sedantes y calmantes de la ansiedad.

Jazmín: proporciona seguridad en si misma, aporta autoridad a quien lo lleva y da audacia.

Lavanda: tranquiliza y regula el sistema nervioso.

Menta, hinojo y orégano: los tres son formidables contra el mareo , el estrés y la resaca.

Lirio de los valles: estimula y da viveza mental (¡ excelente cuando se anda corto de ideas!).

Narciso y clavel: despiertan las mentes perezosas y dan agudeza.

Nuez moscada: afrodisíaco y buen estimulante en las relaciones íntimas.

Naranja, mandarina y pomelo: tres aromas que confieren alegría y desarrollan capacidad de comunicación.

Pachulí: da extroversión, seguridad e incluso desparpajo.

Manzana y melocotón: dos olores relajantes que aumentan la receptividad y facilitan la concentración.

Rosa : calma el mal humor y rodea a la que lo lleva de un halo de misterio.

Sándalo: da seguridad en si misma. Es afrodisíaco y calma el desasosiego.

Nardo: es un olor privilegiado para facilitar los contactos , desarrollar la intuición y la diplomacia.

Verbena: confiere simpatía y calma los nervios.

Ylang-ylang: antidepresivo por excelencia. Alegra los corazones y facilita el buen humor. Es también muy eficaz para tratar los síntomas debidos al desfase horario