Perfumes veraniegos

09 Ene Perfumes veraniegos

Vaya por delante que en esta revista estamos a favor del perfume en todas sus formas y manifestaciones. ¿Perfumes de verano o, por mejor decir, ediciones veraniegas de nuestros perfumes preferidos? A priori, sí. Siempre sí.

Es más, en plena era de las fragancias más pesadas, esas composiciones “intense” o “extreme” (por citar sólo un par de apellidos con los que suelen bautizarlas las marcas) que se han puesto tan de moda en los últimos años, hasta se agradece un poco de ligereza.

El gusto del consumidor ha virado hacia fórmulas más intensas, con mayor concentración de perfume, y el mercado ha virado con él. Es un hecho que este tipo de fragancias ha ganado predicamento entre los hombres, que se sienten cada vez más seguros llevando sobre su piel esencias poderosas y complejas. Pero el verano sigue siendo territorio de esos eau de toilette mal llamados frescos que nos trasladan a universos más cercanos y reconocibles, a frutos y flores propios del estío y de raigambre mediterránea: la bergamota, el limón, la flor de azahar…

En efecto, con la llegada del calor se imponen las familias cítricas y aromáticas. Es hasta natural que, con 40 grados a la sombra, a uno no le apetezca del todo llevar sobre la piel la profundidad de un oúd o la sofocante contundencia de una nota de incienso. Y a esa lógica se adhieren las ediciones veraniegas, que buscan dos posibles tipos de clientes.

Por un lado, a los ya convencidos que usan habitualmente la fragancia y quieren seguir haciéndolo en verano, sólo que con un pequeño giro que la haga más ‘llevadera’ y, ya de paso, represente una novedad. Y, por otro, a aquéllos que quizás nunca se habían acercado a la ‘franquicia’, pero podrían entrar en ella a través de una fórmula más fácil y liviana.

Photo: Photo by Ethan Robertson on Unsplash

fuente: https://www.revistagq.com/cuidados/articulo/perfumes-de-verano